domingo, 4 de mayo de 2008

El regreso de Mancha Negra y el Rey del Calor


La guarida de las criaturas místicas era caliente, sin embargo estaba formada de puro hielo. La criatura de hielo pronunció unas extrañas palabras y, de pronto, aparecieron las criaturas de roca, de aire, de fuego, la de lava. Sorprendentemente, salió el Rey del Calor junto a su compañero Mancha Negra. Sorprendido, les pregunté ¿Cómo pudieron sobrevivir a la explosión? a lo que respondieron que fue gracias a uno de los robots de Mancha Negra que pudieron escapar antes de que la explosión los alcanzara. Sin embargo, dado que tenían miedo de volver a ser vencidos si se hacían presentes, decidieron mantenerse ocultos por un tiempo pero siempre ansiando regresar. Les pregunté además:




—¿Qué pretenden hacer con las poderosas armas que consiguieron?


—Fácil —respondió Mancha Negra—, planeamos eliminarte para, una vez sin tí, a tus amigos Lícodo y Márquida, quienes estarán perdidos.




Entonces me apuntó con un arma inventada por ellos, a la que llamaban la bomba atómica concentrada, la cual tenía el poder de una bomba atómica, solo que se concentraba en un sólo cuerpo y provocar la peor tortura.




En ese momento aparecio Sensei y desvió el arma mientras me sacaba. Sensei se movía muy rápido, por lo que lo único que alcancé a escuchar fue cuando Mancha Negra y el Rey del Calor mencionaron que no era el fín todavía.




—No mientras Lícodo y Márquida esttuvieran siendo derrotados en la batalla contra la criatura de agua.




* * *




Mientras tanto, Lícodo y Márquida luchaban por sus vidas. Lícodo mencionó:




—Pero que tonto he sido. Puedo congelar a esa criatura.




Y lo intentó, logrando inmovilizar a la criatura de agua, que sin embargo seguía viva.




—Hay que ayudar a Tecólido, debe estar en problemas —exclamó Márquida.


—¿Por qué no buscamos a otra de las criaturas y la destruimos? Tecólido tal vez no esté en tantos problemas —Respondió Lícodo.




Márquida estuvo de acuerdo con eso, ya que era importante evitar que las criaturas actuaran juntas.




En ese momento se oyó un eco que parecía provenir de las rocas. El Rey del Calor había enviado a la criatura de roca a exterminar a Lícodo y Márquida.




Continuará...


1 comentario:

Kijar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.